¡Adiós al invierno!

Créditos : Scoopdyga

Martes 19 Marzo - 22h37

¡Adiós al invierno!

Estamos a 19 de marzo y mañana, el invierno dará paso a la primavera de forma oficial. Aunque no hemos sufrido un invierno especialmente duro, no cabe duda de que la primavera se antoja como una época del año más agradable para disfrutar de nuestros caballos y del deporte. Presentamos un top de las cosas que nos alegramos de perder, y de las que esperamos con los brazos abiertos.  

¡Adiós invierno!

¡Adiós invierno! - ¡Adiós al invierno!

Créditos : Scoopdyga

El barro. Después del invierno suele llegar una temporada menos húmeda, aunque en España es difícil que sea menos húmeda que este invierno, y solemos empezar a despedirnos del barro durante una temporada. Un alivio para caballos y jinetes que pueden dejar de preocuparse de este inevitable compañero de cuadra. Al igual que las personas se pasan el día limpiando sus botas para que sobrevivan, los caballos suelen preferir un suelo seco cuando se trata de revolcarse en el paddock o en el prado.
El frío. Obviamente, las bajas temperaturas dan pie a otras más agradables para poder practicar nuestro deporte sin necesidad de llevar cuatro capas. Lo mismo que los caballos, que dejan una o dos mantas en el armario.
Los caballos rebosantes de energía. Cuando hablamos de frío hablamos de energía. Durante el invierno, los caballos necesitan encontrar maneras de entrar en calor. El resultado suele ser el de un exceso de energía que se ve manifestado en numerosas alegrías y botes para que su cuerpo puede ganar unos grados. Pero esto no siempre es divertido, ya que algunos arrastran un exceso de energía que puede ser difícil de gestionar.
El pelo de invierno. Mientras que a los caballos les da exactamente igual, los jinetes y amazonas viven en una lucha constante por hacer desaparecer al pelo de invierno. Y aunque en primavera vayan a cambiar el pelo, habrá que pasar
 

¡Hola primavera!

¡Hola primavera! - ¡Adiós al invierno!

Créditos : Scoopdyga

La vuelta al exterior. Cuando el frío, la humedad y el barro desaparecen, caballos y jinetes vuelven al exterior. Eso se traduce en más tiempo en el paddock para los caballos, y en la vuelta a montar fuera bajo el sol para los jinetes.
Los concursos. El final del invierno también marca el final de la pausa de la mayoría de concursos. Llega la primavera y con la vuelta a las grandes pistas exteriores es momento de comprobar si el trabajo invernal ha dado sus frutos.
El sol. Especialmente en el norte de España, el sol pasa a un segundo plano durante el invierno. Con la vuelta de los días soleados, montar fuera, aunque haga fresco, es la mejor medicina para la cabeza. Sin olvidar que los días son cada vez más largos y disponemos de más tiempo para disfrutar de nuestros caballos y de nuestra pasión. Sin duda, el comienzo de la primavera siempre es una buena noticia en el mundo ecuestre.
 

Lea también...

Comente